Retablo de los días de la peste de Ingmar Bergman; La muerte juega al ajedrez y otras escenas medievales de Albertus Pictor; La llegada del señor Sleeman de Hjalmar Bergman

Traducción de Francisco J. Uriz y Marina Torres

ISBN: 978-84-942189-7-2

Mishkin Ediciones

Desde 1952 Ingmar Bergman era el director del teatro municipal de Malmö. Allí programó y dirigió la puesta en escena de muchas obras clásicas y contemporáneas. Fue allí también donde Bergman empezó a trabajar con muchos de los actores y actrices, cuyos nombres quedarían asociados a sus películas: El joven director de teatro necesitaba un texto que pudiera servir a los actores para realizar ejercicios de interpretación. Pero ninguno de los que podía disponer le satisfacían, así que pensó en reunir los recuerdos de lo que había visto en pinturas al fresco en pequeñas iglesias de pueblo, durante su infancia; y hacer que los personajes de la pared llegaran al escenario. Así nació Retablo de los días de la peste (Trämålning), pieza dramática de un solo acto. La obra se estrenó el 24 de septiembre de 1954, en la Sveriges Radio. Bergman dirigió la interpretación para el teatro radiofónico y él mismo interpretó el personaje del Narrador. El texto apareció publicado luego en Svenska radiopjäser, colección de la radio sueca en la que se presentaban algunas de las piezas emitidas en el curso del año. Al año siguiente revisó el texto, ampliándolo con un nuevo personaje (la muchacha), que es la base de esta edición. La historia es muy simple. Un caballero vuelve con su escudero a su país tras diez años de cruzadas y a su regreso se encuentra con un territorio asolado por la peste. En él deambulan una serie de personas: la bruja, el herrero y su esposa descarriada, el cómico que la ha seducido, la virgen María y la esposa del caballero. Son estos los personajes que finalmente se van a tropezar con un severo Señor, la Muerte, al que seguirán en una lúgubre danza.

La escena de la partida de ajedrez está inspirada en un mural del pintor medieval de iglesias Albertus Pictor (Albert Målare), quien también aparece como personaje en la película; pero en realidad el personaje encarna al propio Bergman y su idea del cine en la entrevista que tiene con el escudero, ya que en el mural se perciben escenas que luego aparecerán en la película, como la procesión de disciplinantes.

Bergman escribió acerca de esta película: La idea de El Séptimo Sello me vino contemplando los motivos de pinturas medievales: los juglares, la peste, los flagelantes, la muerte que juega ajedrez, las hogueras para quemar a las brujas y las Cruzadas.(…) Es un intento de poesía moderna, que traduce las experiencias vitales de un hombre moderno en una forma que trata muy libremente los hechos medievales.(…) En el Medievo los hombres vivían en el temor de la peste. Hoy viven en el temor de la bomba atómica. El Séptimo Sello es una alegoría con un tema muy sencillo: el hombre, su eterna búsqueda de Dios y la muerte como única seguridad.

La llegada del señor Sleeman sobre una joven huerfana a la que obligan a casarse con un hombre rico y mayor (Herr Sleeman kommer) fue escrita por el sueco Hjalmar Bergman. La pieza dramática en un acto, vio la luz en 1917 y llevada por primera vez a escena dos años después. En vida del autor tuvo dos representaciones más; una de ellas en el Dramaten, en 1922, dirigida por el legendario Olof Molander. La obra se ha representado desde entonces numerosas veces en Suecia, Finlandia y Dinamarca, tanto en teatro radiofónico como en el profesional y de aficionados. El texto fue utilizado como libreto de una ópera homónima, con música de Lennart Hedwall, estrenada en Estocolmo en 1979. Ingmar Bergman dirigió su puesta en escena para la Svenska Television (SVT) en 1957. Dos años después, en 1959, los daneses la produjeron bajo la dirección de Anna Borg. A la televisión finlandesa llegó en 1963, esta vez dirigida por Ere Kokkonen. En el mismo país, bajo la dirección Kurt-Olof Sundström, fue producida otra vez en 1983.

Anuncios

Islandia, cuaderno de viaje

Texto e ilustraciones de Ramon Valverde

Traducción de Diana Novell

ISBN: 978-84-17374-03-7

Zahorí de Ideas

Cuaderno y acuarelas en mano, Ramon Valverde nos muestra sus viajes a Islandia, una isla al borde del mundo y al borde de lo habitable. A través de  sus dibujos descubrimos un país extraordinario, donde la naturaleza está viva y modifica constantemente su paisaje. Paisajes sin árboles para quedarnos en silencio y disfrutar de los millares de pájaros que nos acompañan contínuamente. Volcanes en erupción, fallas que recorren la isla de este a oeste, glaciares inmensos, fiordos profundos e islas que surgen de la nada en mediodel océano.

Anotaciones y cartas del pintor Egron Lundgren en Sevilla de Rocío Plaza Orellana

ISBN: 978-84-472-1881-3

Editorial Universidad de Sevilla

El 9 de agosto de 1849 llegó a Sevilla el pintor sueco Egron Lundgren. Se había formado en la Academia de Bellas Artes de Estocolmo, y fue becado por ella para continuar sus estudios en París, y posteriormente en Italia. Sin unos planes claros de retorno hacia su ciudad natal decidió acometer un rápido viaje por España, visitando el Sur, alcanzando Sevilla sin más intención que la de permanecer unos días. Casi cuatro años residió en ella. Un estudio de pintura, diferentes alojamientos, una amplia clientela internacional y local; varias novias y muchísimos amigos llenaron su vida hasta que una mañana de junio de 1853 tomó la diligencia que lo dispondría rumbo a Inglaterra. Volvería en dos ocasiones más, durante el otoño de 1862 y el invierno de 1867, despidiéndose definitivamente de ella en mayo de 1868. Además de un nutrido e importante conjunto de pinturas que reflejan la vida que tuvo en Sevilla, el artista escribió un libro sobre España y los españoles que se convirtió en el referente más importante sobre ella en los países escandinavos en las tres últimas décadas del siglo XIX, titulado Anotaciones de un pintor. La parte relativa a sus recuerdos de Sevilla a lo largo de su estancia, y sus posteriores viajes, así como un conjunto de cartas que escribió a sus familiares, amigos y profesores de la Academia desde sus diversas residencias en la ciudad, han sido publicadas en castellano por primera vez en este libro por la Universidad de Sevilla. El ambiente artístico en estos momentos, formado por compradores británicos, y una burguesía local que comenzaba a definir sus gustos durante el gobierno isabelino; al igual que sus relaciones con los pintores, músicos, bailarines, actores y modelos con los que convivió, encuentran en estas páginas un testimonio único para comprender la formación de la cultura artística sevillana entre 1849 y 1853.

El 18 de diciembre de 1815 nació Egron Lundgren en Estocolmo en el seno de una familia de comerciantes. Su infancia transcurrió en un mundo acomodado con maestro particular, casa propia y un hogar confortable. Precisamente sería en este ambiente familiar donde se gestó su futuro profesional, que se preparó entre la Escuela de Tecnología de su ciudad natal y la fábrica de fundición de Finspong. Sin embargo, la inquietud por la pintura que sintió desde su infancia terminó imponiéndose, ingresando en la Academia de Bellas Artes de Estocolmo con veinte años. Concluidos sus estudios sería becado para formarse en el extranjero, residiendo en Paris donde se formó en el taller de Léon Cogniet, y posteriormente en Roma. Con 34 años llegó a Sevilla, donde permanecería casi cuatro años entregado a una intensa actividad profesional. Durante el verano de 1853 partiría hacia Londres, donde alcanzaría éxito internacional, proyección social y una amplia clientela con todo el material que había encontrado y preparado en Sevilla. En diciembre de 1875 falleció en la misma ciudad que lo vio nacer. Todo lo que vivió junto al Guadalquivir le acompañaría a lo largo de sus diferentes actividades profesionales durante toda su vida, constituyendo un imprescindible repertorio de imágenes plásticas y literarias de amplia proyección internacional.

Edvard Munch. Arquetipos

Textos de Paloma Alarcó, Patricia G. Berman y Jon-Ove-Steihaug

ISBN: 978-84-15113-72-0

Fundación Colección Thyssen-Bornemisza

Munch_Catalogo

Este catálogo gira en torno a la selección de ochenta obras incluidas en la exposición Edvard Munch. Arquetipos que reúne y examina la larga y prolífica carrera del pintor y muestra su capacidad de sintetizar las obsesiones del hombre contemporáneo. El arte de Edvard Munch (1863-1944), hoy considerado como uno de los padres de la modernidad junto a Cézanne, Van Gogh y Gauguin, germinó a través de una peculiar mezcla de tradición y experimentación. Desde el umbral de su carrera, el artista noruego creó una particular mitología para los tiempos modernos en estrecha sintonía con el arte, la literatura y el pensamiento de sus contemporáneos. Su personal lenguaje artístico, que evolucionó desde el simbolismo al expresionismo, utilizó diferentes estrategias para construir un relato plástico sobre los temas más universales relativos a la vida, el amor y la muerte. Así, las formas planas y sinuosas, el uso simbólico del color, la deformación expresiva del cuerpo o la utilización de texturas y técnicas experimentales de grabado fueron elementos básicos de su vocabulario artístico.

Esta publicación recoge una amplia muestra de los arquetipos emocionales a través de los cuales Munch nos revela diferentes obsesiones existenciales como amor, deseo, celos, ansiedad o muerte; o estados anímicos como melancolía, pasión o sumisión. Alrededor de estos arquetipos y a través de la representación de la figura humana en diversos escenarios —como la costa, la habitación de la enferma, la habitación verde, el bosque, la noche o el estudio del artista—, se reunen obras tempranas y versiones tardías, pinturas y obra gráfica, para subrayar la circularidad temática y existencial de la obra de Munch.

Cuaderno de Viaje. Noruega y Edvard Munch de Paloma Alarcó y Clara Marcellán

Fotografías de Gisela Fernández-Pretel

ISBN: 978-84-15113-74-4

Fundación Colección Thyssen-Bornemisza

Cuaderno_Munch

Noruega es conocida por su dramática naturaleza y por los cambios extremos que el paso de las estaciones deja en su paisaje. Es imposible vivir en Noruega, o visitarla, sin caer bajo su influjo. Edvard Munch sitúa a sus personajes en esos exteriores para entrelazarlos con las complejidades de las relaciones humanas: melancolía y tristeza, soledad y solidaridad, amor, deseo y celos. El grito de la naturaleza y el simbolismo naturalista no se despegan de los escenarios por los que transcurrió su existencia. Resulta fascinante recorrer e identificar las calles, las colinas, los puentes, los bosques, las ensenadas, las casas e incluso las rocas que pueblan su obra y formaban parte de su vida cotidiana. El viaje artístico y físico que Paloma Alarcó y Clara Marcellán nos proponen en este libro excepcional combina su profundo conocimiento de la obra de Edvard Munch con una visión muy personal de esos lugares. La naturaleza estilizada y clara, la presencia concreta y poética del entorno que de pronto aparece, perfectamente reconocible, ante el viajero. Sin olvidar las palabras del propio autor al respecto, citadas tras una intensa labor de investigación.

El friso de la vida de Edvard Munch

Traducción de Cristina Gómez-Baggethun y Kirsti Baggethun

ISBN: 978-84-16440-21-4

Nórdica Libros

Elfrisodelavida

Como una lluvia torrencial se desatan las palabras de Edvard Munch, uno de los artistas más polémicos e influyentes en la historia del arte contemporáneo. Su desbordante ingenio le llevó a plasmar pensamientos y emociones más allá de lienzos y grabados, en descarnados textos cargados de lirismo, que reflejan apreciaciones sobre el arte en general y su obra en particular, ambientes y figuras que dejaron huella en su excepcional sensibilidad. El presente libro reúne una selección de sus textos, ilustrada por su propia obra, en una invitación a conocer el recorrido del prolífico artista noruego como si de una galería se tratara, una verdadera extensión de su Friso de la vida.

Edvard Munch (Løten, 1863 – Ekely, cerca de Oslo, 1944). Pintor y grabador noruego, considerado precursor del expresionismo, se nutrió de diversas fuentes artísticas y fue desarrollando su amplia y variopinta obra desde una primera fase más realista hasta otra enmarcada en el posimpresionismo. Cultivó su técnica e intelecto, proclive a la experimentación, en diferentes estancias en ciudades europeas como Amberes, París y Berlín, en las que pudo entrar en contacto con personajes tan destacados como Ibsen, Mallarmé y Strindberg. Siempre presa de un atormentado carácter, llegó a sufrir una crisis nerviosa y decidió aislarse en un sanatorio de Copenhague. Finalmente, regresó a Noruega, donde vivió hasta su muerte, y cedió la totalidad de su producción a la ciudad de Oslo.

Cuadernos del alma de Edvard Munch

Selección y traducción de David Tiptree

ISBN: 978-84-15715-69-6

Casimiro

cuadernos_Munch

Se ofrece por primera vez en castellano una selección de los escritos de Munch. Diseccionar el alma -la vida, el destino- es, en efecto, lo que pretendió Munch para poder así entender una suerte personal y familiar marcada por la enfermedad, la locura y la soledad.  Esa disección lo hará con pincel y pluma, es decir, en un terreno en el que, no sin ambiguedad, la impostación del arte -el artificio de la forma- se solapa y confunde con la necesidad vital, con el vértigo de la existencia.