La repetición de Søren Kierkegaard

2ª edición

Traducción de Demetrio Gutiérrez Rivero

ISBN: 978-84-9181-058-2

Alianza Editorial

Obra de claro sustrato autobiográfico, La repetición (1843) retoma y redondea, al menos en su primera parte, el análisis que hiciera Søren Kierkegaard (1813-1855) de la compleja relación que sostuvo con su novia Regine Olsen y que tan decisiva resultó a la postre en su trayectoria existencial y filosófica. En efecto, si en Diario de un seductor examinaba las artes con que se ganó el afecto de la muchacha y en Temor y Temblor el salto al vacío que supuso la ruptura de su relación, La repetición (obra recompuesta tras llegar a conocimiento de Kierkegaard el nuevo compromiso de la que fuera su amada) consolida y explica la decisión del autor de dejar atrás definitivamente la condición de hombre estético, atrapado por el plano terrenal, para comprometerse en un camino de mayor trascendencia.

Søren Kierkegaard (Copenhague 1813-1855) fue hijo del segundo matrimonio de un comerciante y el menor de siete hermanos. Jorobado y contrahecho de nacimiento, la severa educación religiosa que vivió en la casa paterna explica su temperamento angustiado y su atormentada religiosidad. No obstante, mantuvo una activa vida social. Uno de los aspectos cruciales de su biografía fue la ruptura en 1841 del noviazgo con Regine Olsen, a la que se declaró apenas un año antes. La causa de la ruptura fueron sus recelos hacia el matrimonio y su carácter melancólico. Resentida por la decisión de Kierkegaard, Regine se casó poco tiempo después con un alto funcionario, aunque él no la olvidó jamás. Esta experiencia influyó en sus obras posteriores, como Temor y temblor y Repetición. Tras publicar su tesis de doctorado, Sobre el concepto de la ironía, basada en un estudio de la filosofía socrática, viaja a Berlín en 1841 para asistir a las clases de Schelling, pero al año siguiente regresa decepcionado a Copenhague. Renuncia a su carrera de clérigo y en 1843 publica con pseudónimo su obra principal, O lo uno o lo otro, (que incluye Diario de un seductor), en la que planteó su tesis de los tres estadios en la vida del individuo: el estético, el ético y el religioso, en un peculiar estilo literario y filosófico. Publicó con diversos pseudónimos las obras enmarcadas en los estadios estético y ético. De esta forma trataba de mostrar los distintos puntos de vista que pueden adoptarse ante la vida. En las obras de temática religiosa indagó en la fe desde un punto de vista subjetivo. Siempre huyó de un pensamiento sistemático, lo que explica su crítica a Hegel. En sus libros de carácter teológico denostó la visión oficial del cristianismo, mientras abogaba por una visión personal de la religión, en las antípodas de la postulada por la iglesia. El concepto de la angustia, La enfermedad mortal, El punto de vista de mi obra como autor, Migajas filosóficas, Discursos cristianos, Obras del amor y Discursos edificantes son otras de sus obras más importantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s